El clásico por antonomasia inglés que resulta atemporal: Solomillo Wellington.

El Solomillo Wellington es una exquisitez culinaria que combina la ternura del solomillo de ternera con champiñones y hojaldre, dando lugar a un plato sofisticado de origen inglés, popularizado mundialmente. Este manjar, bautizado en honor al Duque de Wellington, se distingue por su cuidadosa preparación y su resultado delicioso, manteniendo la refinada presencia del plato propia de la realeza y satisfaciendo los gustos, para los paladares mejor entrenados.

Esta combinación de sabores y texturas ha convertido al solomillo Wellington en un ícono de la alta cocina, ofreciendo una experiencia gastronómica única que sigue deleitando a los paladares más exigentes en todo el mundo.

Esta receta está compuesta por tres técnicas: Abatir, albardar, pintar y prensar.

En esta elaboración, necesitaremos abatir la temperatura del solomillo cuando terminemos de marcarlo. Y dado que no tenemos un abatidor de temperatura y, meter un alimento caliente directamente en la nevera daña la vida útil de nuestro frigorífico, y más si lo introducimos en el congelador de la nevera. Es necesario que utilicemos para mantener todos los jugos del solomillo en su propio interior una rejilla de reposo. Y cuando haya perdido el calor propio de haber salido de cocción meterlo en la nevera lo antes posible.

Otra opción es poder meterlo en agua helada muy fría a partir de los 0º o menos en una bolsa de de vacío sellada al vacío. Si utilizamos papel film con esta técnica, por mucho que envolvamos el solomillo en este caso, o cualquier producto, se corre el riesgo de que se cuele el agua, moje el producto cocinado, y pongamos en riesgo la salubridad de nuestro alimento, aparte de perjudicar los resultados de nuestro plato.

Ingredientes

  • Solomillo de ternera.
  • Aceite (Grasa).
  • Mantequilla (Grasa).
  • Mostaza de Dijon.
  • Champiñones.
  • Chalotas.
  • Jamón curado en lonchas.
  • Hojaldre.
  • Sal y pimienta.
  • Huevo.

Preparación del solomillo Wellington.

  • Mise en place del solomillo
    • Salpimentar.
  • Marcar el solomillo.
  • Reservar y atemperar.
  • Pintar con mostaza el solomillo.
  • Abatir.

Solomillo 1/2


  • Mise en place de los ingredientes.
  • Pochar los ingredientes en mantequilla.
  • Salpimentar.
  • Reservar.
  • Atemperar

Duxelle


  • Extender una hoja de papel film donde trabajaremos.
  • Hacer una cama con las lonchas de jamón.
  • Esparcir la duxelle sobre el jamón.
  • Colocar el solomillo encima del jamón y la duxelle.
  • Albardar el solomillo con la duxelle y el jamón.
    • Prensar.
  • Encamisar el solomillo albardado con el hojaldre.
    • Prensar.
  • Pintar con huevo.
  • Hornear.
  • Reposar.

Solomillo 2/2