Lubina a la sal. El mejor ejemplo de la atemporal técnica culinaria.

La cocina tradicional española cuenta con una gran cantidad de platos deliciosos, y una de estas obras maestras culinarias es la lubina a la sal. Este delicioso plato potencia y encapsula la esencia de los sabores frescos del mar, llevando tus papilas gustativas a un viaje inolvidable. Ya sea que seas un aficionado a los mariscos o simplemente estés buscando una experiencia gastronómica extraordinaria, la lubina a la sal es un plato que debes probar.

Itinerario para cocinar lubina a la sal

Preparar una lubina a la sal no solo es una experiencia deliciosa, sino también una forma antigua de cocción con la que elaborar auténticos manjares.
La técnica de cocción única de envolver la lubina en una gruesa costra de sal ayuda a retener su humedad y sabores naturales. El resultado es un producto perfectamente jugoso y tierno, impregnado de delicados aromas.
Actualmente podríamos poner un símil con la cocción al papillote, una forma de concentrar sabores mediante una forma controlada de sellado donde se escapan los mínimos vapores del producto que se estén cocinando.

En primer lugar, se selecciona la lubina más fresca, asegurando su calidad y sabor. La forma de cocina cualquier pescado a la sal, en este caso la lubina a la sal, es usando el pescado entero habiéndolo limpiado agallas y tripas, dejando la piel, porque a nivel técnico es donde se concentra un porcentaje alto de grasa que se infundirá en los lomos, y a nivel práctico nos revelará que nuestra lubina estará en su punto de cocción cuando la piel se retira con facilidad habiendo quitado previamente la costra de sal. Para realzar aún más los sabores, el pescado se rellena tradicionalmente con hierbas aromáticas como romero, tomillo y perejil, añadiendo un toque de encanto mediterráneo.
A continuación, se prepara meticulosamente la costra de sal utilizando una mezcla de sal gruesa y agua. Humidificando la sal podremos ayudarnos a la hora de formar tanto la cama como el caparazón protector alrededor y por encima del pescado.

Una vez que la lubina está envuelta en la costra de sal, se hornea en el horno a 220º . Durante este proceso, la costra de sal se endurece y forma un sello, encerrando toda la humedad y sabores. El pescado a la sal debe cocinarse entre 20 por kilo.

Ingredientes.

  • Lubina.
  • Sal gorda.
  • Agua.
  • Hierbas aromáticas.
    • Romero.
    • Estragón.
    • Eneldo.

Lubina a la Sal no solo ofrece un exquisito sabor, sino también numerosos beneficios para la salud. Este plato es bajo en grasas e hidratos de carbono, lo que lo convierte en una opción ideal para aquellos que siguen una dieta equilibrada. La lubina en sí está repleta de ácidos grasos omega-3 esenciales, que promueven la salud del corazón y reducen la inflamación.

Elaboración

  • Crear cama de sal donde pondremos especias.
  • Reposar la lubina.
  • Cubrir la lubina con el resto de sal humedecida.
  • Cocer en horno, 220º 40 minutos
  • Reitrar del horno.
  • Retirar con cuidado la sal.
  • Limpiar con cuidado el pescado y despiezar.
  • Servir.

Consejos para servir y combinar

Servir una buena lubina a la sal es un espectáculo culinario, donde la costra de sal se rompe para revelar una lubina cocida a la perfección, presentada entera para el disfrute y aprecio de los comensales. Además, se puede realzar su sabor con aceite de oliva virgen extra y jugo de limón, equilibrando la riqueza del pescado, y acompañarla con verduras asadas como calabacín, pimientos o tomates cherry para intensificar una experiencia mediterránea.