¿Dulce o salado? Esta es la mejor salsa para incorporar a tu dieta y conservar la figura.

Las limitaciones para cocinar un huevo son altas. Son una buena forma de aportar proteína y un ingrediente esencial en la gastronomía desde siempre, pero ¿Quieres saber más de este elemental ingrediente?
Descubre como elaborar un sabayón, una salsa exportada de la pastelería y que se puede tomar caliente, tibia o fría. Con sus múltiples usos y variantes y conseguirás sorprender y elaborar una salsa vanguardista que pocos saben con un mínimo de esfuerzo

Itinerario para elaborar un sabayón.

Un sabayón es la forma de estabilizar un huevo sin la necesidad de introducir un sabor predominante y sin alterar el sabor. Esta salsa se elabora se elabora de yema que tienen una cantidad alta de grasa que es lo que ayuda a por parte del huevo a mantener la salsa montada y consistente. Añadiendo vinagre o licor y sometiendo las yemas a un baño maría, obtendremos un sabayón con solo insuflándole aire mediante un enérgico varillado.

Ingredientes.

  • Yemas de huevo.
  • Sal y pimienta.
  • Licor o vinagre.
  • Baño maría.

Elaboración.

  • Mise en place de los ingredientes.
  • Preparar el cazo del baño maría.
  • Calentar.
  • Separar las yemas de las claras.
  • Añadir yemas y la mitad del líquido de uso.
  • Batir.
  • Salpimentar.
  • Montar el baño maría colocando el bowl de los ingredientes.
  • Varillar en el baño maría.
  • Montar el sabayón (textura crema)
  • Retirar y servir.

Opciones para servir un sabayón.

Una opción adecuada de utilizar un sabayón básico es en una comida sin mucha elaboración. Unas hortalizas salteadas, un pescado al vapor o una tosta con aguacate y salmón. Realzará el sabor de estos platos conservando el objetivo del propio sabayón.
Mantener las calorías al mínimo posible conservando las expectativas de conservar una dieta sana y equilibrada por la ausencia de grasas añadidas sin renunciar al placer de comer platos deliciosos que nos transporten a nuevas experiencias culinarias.