Eficacia y economía. Las papas arrugás no nos fallan

En cuanto a la cocina tradicional canaria, una delicia que destaca es las papas arrugás. Estas pequeñas papas arrugadas no solo son un plato básico en las Islas Canarias, sino también una exquisitez única que ha ganado popularidad en todo el mundo. En este artículo, exploraremos los orígenes de las papas arrugás, su método de preparación y las razones detrás de su sabor irresistible.

Itinerario para elaborar papas arrugás.

El fundamento culinario para elaborar unas papas arrugás es la evaporación del agua con una cantidad alta de sal, infiltrando la salinidad perfectamente en el interior de la patata y cubriendo la patata con una ligera capa de sal que se cuece sin cortar y con piel, bien lavadas.

Las patatas idóneas con las que se hacen las papas arrugás en las islas. Son las patatas negras, principalmente con denominación de explotación en la isla de Tenerife. Son unas papas de tamaño pequeño con una dureza de piel de dureza media, lo que facilita el hecho mantener una textura añadida a la patata una vez hecha esta receta.

Si no podemos adquirir patatas negras de Tenerife para hacer papas arrugás de la forma ortodoxa, hay patatas de guarnición que pueden utilizarse para esta elaboración. Solo debemos asegurarnos de que la piel tenga espesor y durezas adecuadas.

Ingredientes

  • Patatas negras de Tenerife.
  • Agua.
  • Sal.

Elaboración.

  • Mise en place de los ingedientes
  • Introducir las patatas en una cazuela
  • Cubrir con agua las patatas hasta cubrirlas.
  • Añadir abundante sal.
  • Remover.
  • Llevar a ebullición.
  • Cocer hasta evaporación (fuego medio/alto).
  • Sacudir enérgicamente las papas en un escurridor para retirar el exceso de sal.
  • Servir.

Este clásico de la gastronomía canaria con un valor característico que reside en el aprovechamiento de los ingredientes y en su máximo rendimiento ahorrando en materiales y producción. Dando como resultado una ingeniosa forma de cocinar un valioso alimento como lo es la patata.