Conoce las aplicaciones alternativas de la salsa pesto.

¿Estás cansado de la misma salsa de espaguetis y buscas una deliciosa alternativa italiana? La salsa pesto es un sabroso y versátil condimento que se puede utilizar para pasta, verduras, carnes y mucho más. Esta receta es la forma perfecta de alegrar tus comidas y añadir un sabor sabroso que a todos les gustará. En este artículo, repasaremos los ingredientes que necesitarás, lo que puedes hacer con este aderezo y los sabores únicos que ofrece esta receta.

Itinerario para elaborar salsa pesto.

La salsa pesto es de esas salsas que maridan y complementan cualquier elaboración salada con múltiples usos y aplicaciones. Las más alternativas sirven para aromatizar un guiso de legumbres, incluso de pescado o marisco, añadiéndose durante el calor residual o pintar una pieza de carne para un posterior asado.
O las clásicas aplicaciones desde una pasta al pesto, untar para un sándwich o añadir como aderezo para una ensalada.

Un pesto es una salsa sencilla, compuesta principalmente por albahaca y aceite de oliva que complementamos majando los ingredientes sólidos. Para este paso podemos usar una batidora de mano, pero se debe usar poco. La gracia que tiene la salsa pesto clásica junto con otras salsas, es que tengan una textura granulada, encontrar trozos diminutos de piñón, alguno de parmesano. Sin embargo, si se quiere hacer una espuma de pesto o aplicar el pesto para algo muy concreto no es necesario mantener esa textura característica granulada de las salsa pesto.

Ingredientes

  • Albahaca.
  • Ajo.
  • Aceite de oliva.
  • Parmesano (queso curado seco).
  • Piñones (frutos secos).
  • Sal y pimienta.

Elaboración.

  • Mise en place de los ingredientes.
  • Deshojar y partir con las manos la albahaca (Trabajareis más cómodos).
  • Quitar el germen al ajo.
  • Rayar el queso.
  • Juntar todo los ingredientes en un mortero.
  • Majar los ingredientes.
  • Corregir textura con aceite de oliva.
  • Salpimentar.
  • Conservar en frío
Salsa pesto indicando la textura perfecta.
Sabores únicos de la salsa pesto.

El pesto no debe ser pesado por lo que no se debe abusar del aceite, aunque deba tener una característica densidad. Para corregirse, una forma muy indicada es añadiendo rayadura de limón, que aportará sabor ácido natural que en contraste con la densidad de la grasa del aceite de oliva, perfila de mejor forma la exactitud de la salsa pesto.
Otra característica esencial de la salsa pesto es partir las hojas con las manos. Ya sean secas o frescas, cuando trabajamos con especias herbáceas como lo es la albahaca, los aromas de la hoja se liberan de una forma más amplia que si utilizamos un cuchillo por lo que potenciará el sabor de la especia, sufra un tratamiento térmico o no.